martes, 9 de octubre de 2012

"CAPITULO 46"


—________ —susurró Tom suavemente al otro lado de la puerta—. Déjame entrar, cariño.

Al oír la voz de su marido, a _______ le dio vueltas la cabeza y, chillando de alegría, se precipitó hacia la puerta. Tenía las manos tan temblorosas que no fue capaz de girar la llave hasta el segundo intento. Entonces, abrió la puerta y se arrojó en sus brazos.

Él dejó caer las alforjas y la atrapó al vuelo, apretándola contra sí con todas sus fuerzas. La escuchó susurrar su nombre repetidas veces y sintió cómo le besaba en la boca, en las mejillas, en la nariz, en la piel desnuda que asomaba por el cuello abierto de la ca­misa... La alzó en brazos y entró en la habitación, cerrando la puerta con el pie.

—Cariño, estoy bien —se rió Tom mientras ella continuaba tocándole—. El marshal me ha contado lo que hiciste. Siempre supe que eras ingeniosa e inteligente, además de hermosa, pero no había imaginado cuánto. Sin embargo no tuve paciencia para esperar a que me contara cómo te deshiciste de Rivas, quería regresar contigo lo más rápidamente posible.

—Tenía tanto miedo por ti —suspiró _______ contra su cuello.

—No más del que yo tenía por ti. Esos cuatro días en prisión fueron una auténtica tortura. Mi mente no dejaba de imaginar todos los horrores que Rivas te podría estar haciendo pasar.

_________ le puso un dedo en los labios.

—No digas nada más, sólo bésame. Santo Dios, te necesito. Pensé que jamás volvería a verte.

La joven comenzó a forcejear con su ropa, sacándole la camisa de la cinturilla del pantalón y tirando de los botones.

—_________... Dios mío, cariño, yo también te deseo pero no de­bería tocarte en este estado; llevo un montón de días a caballo.

Sus palabras apenas tuvieron efecto en ella. Por fin había lo­grado desabotonarle la camisa y se la bajaba, junto con el chaleco, por los brazos. Gimió de impaciencia mientras se centraba en la cinturilla de los pantalones.

La necesidad de _________ excitó a Tom, haciendo que le hir­viera la sangre en las venas. De repente, su deseo fue tan intenso como el de ella y comenzó a su vez a arrancarle la ropa. Aún estaban medio vestidos cuando se acercaron tambaleándose a la cama y se dejaron caer sobre ella en un enredo de brazos y piernas.

—Levanta las caderas —jadeó Tom, con intención bajarle los pantalones. Envuelto en una fiebre de impaciencia, le quitó las botas y luego se deshizo del resto en el mismo movimiento.

Cuando __________ tuvo las piernas libres, le rodeó la cintura con ellas, obligándole a tenderse encima.

—________, deja que me quite los pantalones.

—Más tarde. Por favor, Tom.

Tom tiró de la cinturilla y los botones volaron en todas las di­recciones, liberando su hinchado miembro. _______ notó al mo­mento la punta de la dura erección en la húmeda entrada de su sexo y gimió con urgencia contra la boca de su esposo. Entonces, le asió de las caderas, atrayéndole contra sí mientras se arqueaba en flagrante invitación.

—¿Estás segura de que estás preparada, cariño? —susurró él. Tom estaba más que listo, se sentía caliente, duro, hinchado y a punto de explotar.

Metió la mano entre sus cuerpos, buscando los suaves pliegues. La húmeda calidez de _______ inundó sus firmes dedos. Estaba mo­jada y ansiosa, y él jadeó entrecortadamente antes de flexionar las caderas y entrar en casa, penetrándola hasta el fondo. La joven gimió y se puso tensa, como si le costara albergarle.

Él se quedó paralizado.

—¿Te he hecho daño? ¿Estás bien?

—Más que bien. No te detengas, cariño, no te detengas.

—Como si pudiera... —gimió Tom. La sintió palpitar en torno a él, y tuvo que apretar los dientes para no alcanzar el or­gasmo de inmediato—. Eres tan estrecha, cariño. Me envuelves en tu calor y casi me matas de placer. El paraíso no puede ser mejor.

Tom comenzó a mover las caderas una y otra vez, llevando a ________ cada vez más alto mientras ella sacudía la cabeza de un lado para otro y se contorsionaba debajo de él. Ese era su hombre, suyo para amarle para siempre jamás.

—Necesito besarte, cariño —dijo Tom y, mientras le enre­daba los dedos en el pelo y le ahuecaba la cabeza entre las manos, le rozó los labios con la lengua antes de penetrar entre los dientes para paladear los dulces rincones de su boca.

_______ sintió el peso de su marido, la forma y la dureza de su miembro en el interior de su cuerpo y notó que comenzaba a pal­pitar ese lugar donde estaban unidos. Una oleada de sensaciones cada vez mayor la inundó, creando una violenta tormenta que la envolvió por completo.

Tom la notó llegar al clímax, sintió que se ceñía en torno a su miembro y apretó los dientes al experimentar aquellas intensas pulsaciones alrededor de su sexo. Interrumpió el beso y abandonó su boca para cerrar los labios sobre la endurecida cima de un pecho, chupándole el pezón mientras ella alcanzaba el éxtasis. Se obligó a esperar a que ella se hubiera apaciguado por completo antes de dejarse llevar. Su miembro estaba hinchado y dolorido mientras empujaba y se retiraba sin cesar, arqueando las caderas, hasta que por fin se abandonó sin control y alcanzó un éxtasis in­descriptible.

—No debería de haber sido así —dijo Tom después de rodar a un lado y controlar la respiración—. Debería haber sido lento y suave. Quería excitarte poco a poco, hacerte ansiar el placer hasta que me suplicaras que te poseyera. Maldición, ni siquiera me has dado tiempo de quitarme la ropa. —Sonrió de oreja a oreja al re­cordar el ansia de ___________. Esperaba que no cambiara nunca.

—Deja de sonreír de esa manera —dijo ella, acurrucándose contra la curva de su cuerpo—. Te necesitaba, Tom. Quería que fuera rápido y salvaje. No siempre será así, pero al ver que estabas sano y salvo... No sé qué me pasó, pero tenía que hacer el amor contigo de esa manera para convencerme de que era verdad.

—Santo Dios, estoy exhausto —dijo Tom—. Quiero volver a disfrutar de ti otra vez, pero antes debemos descansar.

Como _______ no le respondió, él bajó la mirada y vio que ya se había quedado dormida. Subió la sábana hasta que ambos estu­vieron cubiertos y cerró también los ojos. Se durmió al instante.


CHICAS... aqui tienen un nuevo capi... espero les guste.. porque a mi me encanto.. ya que se reencontraron,  jijiji...y  que pena Virgi que tu nove tambien este terminando... me encanta... aunque no e tenido tiempo de pasar... estos dias.. tratare de pasar hoy =).....

Yo creo que la ficc la voy a terminar el viernes.. con un Epílogo,.. y espero es guste...
Cuidence..

Las Quiero
BYE =D


Jenni: por mi no hay problema de que en univision des mi blog... si no fuera mucha molestia te pediria por favor les expliques que no he podido subir por tema de mi trabajo.. ya que me tienen  la pagina cerrada (Bloqueada)... y que me perdonen.. pero mi intencion nunca fue dejarlas botadas... y que si quieren se pueden pasar por mi Blog... y dile a la ISA que me perdone... con todo mi corazon quise seguir la nove alli pero no se me dio el tiempo.. plisss Jenni dile eso de mi parte ... Gracias...
Te quiero Bye =D




3 comentarios:

  1. Ameee el capituloo!! Me encanto la nesecidad de (tn) hahshaha.. Siguelaaaa XD
    ok Tamitha ahora en la noche me paso por univision y les dejo el link y les doy tu recado y tambien a Isa... Esq tu fic es hermosa y yo las entiendo me imagino la desesperacion q tendran yo les dire okis. . Bye cuidate y de nada

    ResponderEliminar
  2. Tamitha ya les deje tus recadoo y yo creo q si han leido xq mis visitas han aumentado en mi pagina hahahaha .. Bueno te dire q soy nueva en univision y no se como dejar un enlace xq al momento de publicar no salia en link todo un caos y lo he editado mas de 5 veces.. La cosa q les expliq en dos mensajes como encontrar la fic.. Si no podian por el enlace q lo busquen en googlee hahahs XDD Solo esooo hahaha bye espero con ansias capitulo ;-)

    ResponderEliminar